Oraciones de la noche Salmo 91

Oraciones de la noche Salmo 91

¿No te pasa que todos esos pensamientos negativos parecen colarse tan pronto como tu cabeza toca la almohada? Y, quizás ese temor te impida descansar bien. Esta es exactamente la razón por la cual las siguientes oraciones de la noche de Salmo 91 te ayuden. 

Encontrarás versos en la oración de Salmo 91, que, tanto como si tienes contrariedades para dormir debido al miedo, u otras razones, te serán de gran utilidad. 

¡Este Cántico nos recuerda que Dios no solamente nos protegerá, sino nos defenderá! Ã‰l nos recuerda que nuestro miedo no tiene ninguna posibilidad contra Su poder insondable. 

Oraciones de la noche Salmo 91

“Yo, que habito al abrigo del Muy alto, habito al abrigo del Todopoderoso. El Señor es mi Fortaleza, mi Dios en Quien confío, y bajo Sus alas ahora me cobijo. No temeré el terror de la noche, ni saeta que vuele de día, ni hediondez que ande en la obscuridad. Porque Tú, Señor, manda a Tus ángeles sobre mí; Me resguardas donde desee que vaya'”.

El que habita al abrigo del Muy alto habitará bajo la sombra del Todopoderoso. Diré del Señor: “Él es mi cobijo y mi fortaleza; Dios mío, en Él confiaré.” Ciertamente Él os librará del nudo del cazador y de la hediondez peligrosa.

Con sus plumas te cubrirá, y bajo sus alas te refugiarás; Su verdad va a ser tu escudo y adarga. No vas a tener temor del terror de la noche, ni de la flecha que vuela de día, ni de la resiliencia que anda en la obscuridad, ni de la destrucción que asola al mediodía.

Caerán junto a ti mil, y diez mil a tu diestra; Pero no se aproximará a ti. Solamente con tus ojos vas a mirar, y vas a ver la recompensa de los impíos.

El que asiste al SEÑOR por seguridad, el que continúa bajo la protección del Todopoderoso. Tú eres mi defensor y protector. Eres mi Dios; en ti confío. 

Él te sostendrá a salvo de todos y cada uno de los riesgos ocultos y de todas y cada una de las enfermedades mortales. Con sus alas te cubrirá; estarás a salvo a su cuidado; su lealtad os resguardará y defenderá. 

No debes temer riesgos nocturnos ni ataques repentinos a lo largo del día, ni las plagas que golpean en la obscuridad ni los males que matan a la luz del día. Mil van a caer fallecidos junto a ti, diez mil a tu alrededor, mas no vas a recibir daño. 

Mirarás y vas a ver de qué forma son castigados los impíos. Has puesto al SEÑOR tu defensor, al Muy, muy alto tu protector, y así no te sobrevendrá catástrofe, ni violencia va a tocar tu casa. Dios va a poner a sus ángeles al cargo de ti para resguardarte adondequiera que vayas.

Con sus manos te sostendrán para que no te lastimes los pies en las piedras. Pisotearás leones y serpientes, leones feroces y serpientes venenosas. Dios dice: “Salvaré a los que me aman y protegeré a los que me reconocen como SEÑOR. Cuando me llamen, les responderé; cuando tengan problemas, yo estaré con ellos. Los rescataré y los honraré. Los recompensaré con larga vida; los salvaré.

Salmo 91, el salmo de la protección

El Salmo 91 se cita como uno de los capítulos y oraciones más poderosos de toda la Santa Biblia , si no el más poderoso. A su vez, es para muchos el más recomendado para citar en la noche.

Lo curioso es que muchas personas ignoran el orar antes de acostarse, le restan importancia y hasta se la quitan. ¿No es curioso que El Salmo más poderoso de la Biblia sea el más adecuado para la noche? Esa es la importancia de la oración nocturna.

Comúnmente invocado en tiempos de inseguridad y dificultad, aquellos que oran y creen en las palabras del Salmo 91 , confiando realmente en el Señor, no necesitan temer el poder y el engaño del contrincante.

Siempre que necesites la protección del Señor sobre tu vida, un recordatorio de Su fidelidad cara ti y de de qué manera Él provee para Sus hijos en tiempos de hambruna y en las fiestas, lee este salmo con oración y despacio. 

Medita en ello a diario. Reflexiona sobre lo que Dios te promete específicamente. Si es posible, memoriza tus versos favoritos y repítelos de forma frecuente durante el día. En tiempos de gran necesidad e inseguridad, si se memoriza, el Espíritu Santo te recordará en su gracia lo que Dios te ha prometido. 

Estas palabras te protegerán a ti, a tus seres queridos y al mundo entero. Hazlo en aquella noche donde necesites esta protección.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Oraciones de la noche Salmo 91 puedes visitar la categoría Salmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir