Oraciones de la noche a San Miguel arcángel

Oraciones de la noche a San Miguel arcángel

Las oraciones de la noche a San Miguel arcángel cobran una gran importancia para este momento del día. Hablamos de un Santo único, el cual tiene unas peculiaridades e importancia que hacen que orarle antes de dormir sea una opción más que viable. Nuestras oraciones nocturnas a San Miguel te ayudarán a saber qué decirle y cómo decírselo.

¿Qué oración de la noche a San Miguel arcángel necesitas?

Querido San Miguel Arcángel, protégenos en la batalla, sé nuestro escudo contra la maldad y las asechanzas nocturnas del demonio. Que el Señor lo reprenda, humildemente oramos; y Tú, oh Príncipe de las huestes divinos, por la gracia de Dios, lanza al averno a Satanás y a todos los espíritus malignos que rondan por el planeta buscando la ruina de las almas. Amén.

Poderoso Arcángel Miguel, te solicito que me bendigas con tu luz y protección durante mi noche. Por favor, quédate a mi lado y lleva mis acciones y palabras desde un sitio de amor. Amen.

Amado Arcángel Miguel, príncipe de los cielos, que esta noche se llene de Tu presencia.

Que mi conciencia escape del reino de la dualidad a los reinos superiores de la percepción divina.

Te pido que llenes mi noche de paz divina, déjame reposar esta noche libre de temor, preocupación y malos pensamientos.

Que solo pueda soñar los dulces sueños de la dicha divina y que me despierte por la mañana más feliz, más fuerte y anclado en la conciencia del Señor.

Paz, Amén.

Amado Divino San Miguel, concédeme una noche divina llena de Tu presencia.

Que sueñe solo con tu presencia.

Protege mi casa, mis seres queridos, mi cuerpo, psique y ánima mientras que reposo.

Divino San Miguel, jamás me dejes ir. Bendice mi noche a fin de que medre mi devoción y confianza en Ti, para despertar por la mañana con renovada fe y devoción .

Paz, Paz Amén

Te solicito que limpies mi vibración y energía absolutamente de creencias y pensamientos negativos que me irrumpen cada noche antes de dormir. Por favor, libera también mis miedos y desanima la incredulidad. Ayúdame a probar total y totalmente la luz, el amor y la alegría que existe en todos y cada minuto y condúceme a mi mayor y supremo bien. Amén.

Divino San Miguel Arcángel, eres tú quien mantiene mi cuerpo, psique y ánima.

Que pueda encontrar paz y reposo esta noche por medio de tu gracia.

Que tu divino rayo azul penetre e ilumine los rincones más oscuros de mi conciencia, y así suprima cualquier cizaña amontonada en mi cuerpo; de mi mente, para suprimir todos los pensamientos limitantes y negativos; y de mi alma todo indicio de maldad y negatividad.

Bendíceme con un maravilloso descanso que me llene de vitalidad, para realizar mis actividades con energía, salud y entusiasmo.

Paz, Paz, Amén.

Arcángel Miguel, protector de los ángeles, te agradezco por el pasado día.

Gracias por las bendiciones que me fueron dadas, aunque todavía no puedo ver todo cuanto haces por mí.

Ayúdame a ver que todo cuanto me sucede es para enseñarme y ayudarme a localizar a Dios.

Os solicito iluminación para afrontar con valentía las pruebas que me depara la vida.

Así como la fuerza para vencer el orgullo que me tienta en los momentos de dicha.

Paz, Paz, Amén

¡Las mejores oraciones de la noche a San Miguel arcángel solo aquí!

El arcángel Miguel es el único ángel mencionado en 3 textos diferentes de 3 religiones diferentes. No solo se le menciona en las Sagradas Escrituras, sino también en los textos musulmanes y judíos. 

Sin embargo, en los tres se le ve como una figura protectora. Ambos fuertes y fieles. Es por eso que muchas personas que precisan protección acuden a él en pos de intercesión, con una oración del Arcángel Miguel.

Para poder orar antes de dormir y cosechar todos los beneficios, sugiero encarecidamente una cena ligera, de la misma manera, un período corto de actividad física es ideal para lograr una mayor concentración.

Te puede interesar

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Oraciones de la noche a San Miguel arcángel puedes visitar la categoría Vírgenes y Santos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir